Estudiantes Erasmus sobreviven al atentado terrorista en Barcelona

Estudiantes Erasmus sobreviven al atentado terrorista en Barcelona

Tras el atentando terrorista en La Rambla de Barcelona y en la costa de Tarragona, hoy la comunidad catalana amanece callada, triste, desolada. El pánico se apoderó de las calles. El bullicio que caracteriza al barrio Gótico de Barcelona pasó a ser un valle de lágrimas. En mi caso fui testigo del pánico que se vivió entre los inquilinos de las habitaciones de Erasmus Flat en pleno centro de Barcelona. Por suerte ninguno de los estudiantes erasmus inquilinos en Erasmus Flat resultó herido o fallecido.

Un auténtico caos. A lo largo de la tarde vivimos momentos de incertidumbre, respecto a la ubicación de algunos de los estudiantes. A medida que llegaban a casa fui testigo de abrazos de amistad y consuelo por no estar entre las víctimas. A cualquier nos podría haber tocado.

Los estudiantes, todos ellos excepto un chico alemán que está de prácticas en un hotel de Barcelona, se aguardaban en sus habitaciones mientras medios de comunicación y redes sociales informaban de lo acontecido.

Para que se hagan una idea, calle de Avinyó y calle Jonqueres, que es donde están ubicadas algunas de las viviendas que Erasmus Flat ofrece a estudiantes extranjeros, se encuentran en pleno barrio gótico de Barcelona, a escasos minutos de La Rambla. Normalmente las calles que componen este precioso barrio están abarrotadas de personas, extranjeras en su mayoría. Sin embargo, ayer, como resultado del caos y del pánico, el aspecto era desolador.

No les miento, y digo la verdad. Hoy me resulta difícil poder decir que Barcelona es una gran ciudad para los estudiantes erasmus. Pero lo es.

Lo es porque lo que sucedió anoche en Las Ramblas podría haber sucedido en Granada, Salamanca o Madrid, algunas de las ciudades más demandas por los jóvenes que vienen a nuestro país a trabajar.

Barcelona es una ciudad donde conviven cientos de personas procedentes de todo el mundo y donde a todos se les acepta. Existe el temor, si. Pero como en cualquier otra ciudad de España. Estos indeseables pueden actuar hoy aquí y mañana allí.

Precisamente, horas más tarde del acto terrorista en La Rambla, fui testigo de la presencia de turistas extranjeros en una terraza fue próxima al lugar de los atentados. Uno puede pensar, menudos imbéciles. Cómo pueden estar ahí. Pero tiene su lógica. No hay que hacerles pensar que estamos atemorizados, aunque lo estemos. Hay que salir a la calle y responder.

Y relatada nuestra experiencia vivida con los chicos, desde Erasmus Flat queremos mandar un fuerte abrazo a las familias afectadas. Nuestro más profundo pésame. Quien escribe esto estuvo a apenas 200 metros de los atentados terroristas. Y al igual que les sucedió a ellos, me podría haber sucedido a mi. Lo siento de corazón.

Share

Back to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies